Llamanos a: +57 (1) 467 4908 o al contacto@gonzalezdelaespriella.com

Cláusula Compromisoria Consagrada En Los Estatutos Sociales ¿Obliga A Nuevos Socios O Accionistas?

Cláusula Compromisoria Consagrada En Los Estatutos Sociales ¿Obliga A Nuevos Socios O Accionistas?

El Arbitraje como mecanismo alternativo de solución de conflictos es una opción a la cual pueden acudir las sociedades y sus accionistas cuando ocurran conflictos en el marco del desarrollo del contrato social, que se caracteriza por ser una vía eficiente en la medida en que un conflicto por esta vía se resuelve en un menor tiempo que el requerido en la justicia ordinaria, lo que imprime de oportunidad a los fallos arbitrales.

De ahí que sea cada vez más frecuente advertir que los socios pactan la cláusula compromisoria, ya sea desde el momento de la celebración del contrato social o en reformas estatutarias posteriores.

Ahora bien, cuando nuevos socios o accionistas ingresan a una sociedad, cabe preguntarse si a estos los cobija la cláusula arbitral. Este interrogante fue el que resolvió recientemente la Superintendencia de Sociedades, a través del Oficio 220-20029 del 11 de septiembre de 2017, para lo cual acudió al carácter distintivo, previamente indicado, de la cláusula compromisoria según el tipo de sociedad.

En ese sentido, indicó la SuperSociedades que frente a las sociedades de responsabilidad limitada, y por ende las demás reguladas por el Código de Comercio, la adhesión de un accionista con posterioridad a su constitución o al perfeccionamiento de la reforma estatutaria que incluyó la cláusula compromisoria, no supone la adhesión automática de la mencionada cláusula, por lo que se requiere la “aceptación expresa” de quienes se vinculen como nuevos socios, cualquiera sea el negocio subyacente en virtud del cual surge esa calidad.

En lo que respecta a la sociedad SAS, la Superintendencia señaló que cuando un tercero adquiere acciones de esta sociedad incondicionalmente se adhiere a los estatutos sociales, en los cuales puede estar incorporada la cláusula compromisoria, es decir, que contrario a lo indicado en precedencia aquí sí habría una adherencia automática del nuevo accionista a la cláusula compromisoria por el solo hecho de adquirir esa calidad. De ahí que en el mismo documento la SuperSociedades recomendara que quien desee hacerse socio de una SAS debe evaluar previamente si está dispuesto a aceptar o no dicha cláusula, y en caso negativo abstenerse de ingresar como socio a la sociedad.

Si tiene alguna inquietud o desea obtener más información lo invitamos a que nos contacte a contacto@gonzalezdelaespriella.com