Llamanos a: +57 (1) 467 4908 o al contacto@gonzalezdelaespriella.com

TRAS LA CANCELACIÓN DEL CONCIERTO DE PAUL McCARTNEY ¿QUIÉN RESPONDE POR GASTOS DIFERENTES AL VALOR DE LAS BOLETAS?

TRAS LA CANCELACIÓN DEL CONCIERTO DE PAUL McCARTNEY ¿QUIÉN RESPONDE POR GASTOS DIFERENTES AL VALOR DE LAS BOLETAS?

Frente a la cancelación del concierto de Paul McCartney en la ciudad de Medellín, una de las principales inquietudes que surgen para las personas que habrían de asistir al evento es quién cubre los gastos diferentes al valor de la boleta que compraron.

Conviene recordar que de acuerdo con la Ley 1480 de 2011 o Estatuto del Consumidor, los consumidores cuentan con una acción de protección al consumidor que pueden ejercer ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) contra productores y proveedores para obtener la devolución del dinero pagado por un bien o servicio sobre el cual pretenden ejecutar la garantía. De hecho, en cumplimiento de esa obligación es que los organizadores del evento de Paul McCartney ya han anunciado la devolución del valor de la boletería, a lo cual debe agregarse que también deberán reintegrar el valor del servicio cobrado por ésta, pues así lo ha ordenado la SIC en otros casos.

Sin embargo, la duda que persiste es ¿quién debe responder por los gastos adicionales en que los consumidores incurrieron con ocasión del evento cancelado, tales como la compra de tiquetes y reservas de hotel?

De acuerdo con lo que establece el Estatuto del Consumidor es posible que el consumidor, previa reclamación directa ante el productor del concierto, demande no sólo la devolución de lo efectivamente pagado, es decir la boletería, sino también los perjuicios a él causados. En este caso la acción de protección al consumidor se ejerce no ante la SIC sino ante un juez, y en todo caso deberá demostrarse: (i) que efectivamente existió un daño, que en el caso particular estaría referido a los gastos incurridos por la cancelación del evento, y (ii) que el daño se derivó en la conducta de quien se demanda, es decir del productor del evento.

Ahora bien, la pregunta que surge enseguida es si en términos monetarios y de tiempo vale la pena para un consumidor hacer uso de la referida acción para reclamar el pago de perjuicios en que pudo haber incurrido con la cancelación del evento. La respuesta la tiene cada consumidor de acuerdo con su reclamación, no obstante, sí es una oportunidad para que las autoridades reconsideren si los mecanismos existentes son idóneos y eficientes para el fin que se persigue, o si por el contrario para asegurar en debida forma la protección de consumidor es necesario replantearlos, en especial ahora que Colombia comienza a ser un destino de artistas y eventos internacionales.